¿Hay queso de cerdo?

La pregunta nos la hacemos por una carta que hemos visto en uno de los lugares que ya hemos comentado, aunque nos guardamos el nombre, pues no tiene demasiada importancia.

En su carta nos encontramos con esto:

Carta de uno de los lugares que nos gustan.
Carta de uno de los lugares que nos gustan.

Lo que nos llamó la atención fue que entre los “Embutidos de bellota” ponían el queso manchego.

Nos pusimos a dar vueltas, el queso embutido no es. De bellota tampoco, no hemos visto que con las bellotas se puedan hacer quesos, aunque si se hace de soja, ¡vaya usted a saber!…

Seguimos pensando, “de bellota”, en este contexto significa que es de cerdo alimentado con bellota. ¿Será posible que se refiera a queso hecho con leche de cerdo –mejor dicho, de cerda– en la Mancha. Nos pusimos a investigar y resulta que no hay queso de cerdo. Mejor dicho, sí que lo hay, pero es que algunos países de Sudamérica llaman “queso de cerdo” a un áspic hecho con la cabeza del cerdo o de la ternera. Pero queso –hecho de leche– de cerdo parece no existir.Seguimos indagando y descubrimos que hay muchos quesos de vaca, de oveja, de cabra, de búfala, de varios bueyes, y hasta de camella… Pero todos tienen una característica común: son rumiantes. El cerdo no es un rumiante, por lo tanto, no parece que se pueda hacer queso a partir de su leche.

Hemos seguido indagando y hemos descubierto que la razón estriba en la composición de la leche. La mayor parte de los mamíferos contienen en su leche grasas de cadena larga en mucha mayor abundancia que las de cadena corta. La excepción son los rumiantes, en los que las grasas de cadena corta son más abundantes que las de cadena larga; y parece ser que son esas grasas las que permiten que se haga el queso.

Gracias a Álvaro, por hacer que nos fijáramos en ese detalle de la carta.

Aquí tienen una imagen de queso de cerdo. Ya ven que no es queso.