Archivos de la categoría Historia comida

Pomodoro

3 de noviembre de 2012

Ayer fuimos a hacer la compra al supermercado LIDL de Mijas-Costa, el que está muy cerca del Parque Myramar. Está en Mijas-Costa pero a unos pocos metros de Fuengirola, por lo que frecuentemente vamos allí . De hecho, muchas veces vamos andando.

Ayer, vimos algo que nos sorprendió. Algo muy sencillo un paquete de tres tipos diferentes de tomates chiquititos. Por un lado estaban los famosos “tomates negros” o “Kumato“. Por otro los típicos “cherry” de color rojo. Y, por fin, unos tomatitos amarillos –¿dorados?.

Aquí tienen unas fotos:

A la izquierda "tomates negros", en el centro "Cherries" rojos y a derecha tomates dorados.
A la izquierda “tomates negros”, en el centro “Cherries” rojos y a derecha tomates dorados.

Para verlo mejor, le hemos quitado el celofán que los envuelve:

Izquierda: Kumato; centro, cherries rojos; derecha, tomatitos amarillos
Izquierda: Kumato; centro, cherries rojos; derecha, tomatitos amarillos

Nada más verlos nos recordaron dos cosas distintas. La primera es a la bandera alemana:

Bandera alemana
Bandera alemana

Teniendo en cuenta que LIDL es de origen alemán tal vez no estemos descaminados.

Lo segundo que nos recordó fue una vieja canción que nosotros oíamos durante el franquismo. Es una canción cuya música tiene su gracia, aunque es difícil de entender pues se mezclan tres idiomas: francés, español y árabe.

La canción es “Ya Mostafa”, que pueden oírla aquí (se necesita flash; así que mal con algunos productos de Apple).

La letra dice:

CHERI JE T’AIME CHERI JE T’ADORE COMO LA SALSA DEL POMODORO

“Chérie je t’aime, chéri je t’adore, como la salsa del pomodoro.
Ya Musatáfa, ya Mustafá,
ana bajeibak, ya Mustafá
—–
Tu m’as allumé avec une allumette et tu m’as fait perdre la tête,
Ya Mustáfa, ya Mustafá,
ana bajeibak, ya Mustafá

Observen que se mezcla el “Cherie je t’aime” (querida te amo) en francés, con el “como la salsa del pomodoro” en español, seguido de bastante más texto en árabe.

Ni que decir tiene que los españoles de la era franquista entendían muy poco el francés y nada el árabe, por lo que la versión popular decía algo así como “Cheli te amo, cheli te adoro como la salsa del pomodoro“. Del pomodoro o del comodoro que de todo se oía.

El caso es que “pomodoro” es la palabra italiana para tomate. Sin duda es una palabra rara. Tomate en español procede de la palabra nahuatl (lengua azteca), lo llamaban “tomatl” que significa “fruta hinchada”. En francés también es tomate. En inglés tomato. En alemán también es tomate. Sin embargo, en italiano es pomodoro. Pomodoro sin duda recuerda a manzana (pomo) y “de oro”. Así que pomodoro nos recuerda a “manzana dorada”. ¿Está hablando de la manzana golden o de la reineta? Pues no. Está hablando del tomate; lo de pomo lo entendemos –manzana– pero lo de dorado no se entiende en absoluto. ¿Qué tiene que ver el tomate con el dorado?

La respuesta está aquí:

Tomates amarillos -dorados.
Tomates amarillos -dorados.

Ahí está la clave. Los primeros tomates que llegaron a Italia eran amarillos y, además, venían de una América de la que se hablaba de “El Dorado”; así que el nombre que le dieron fue el de “manzana dorada”.  Manzanas que tenían una gran tradición en la mitología europea. Recordemos que Hércules roba las manzanas de oro de las Hespérides que proporcionaban la inmortalidad.

Hemos comido estos tomatitos; no creemos que nos proporcionen la inmortalidad pero estaban muy buenos.

Fotos

Todas las fotos –salvo la de la bandera que es de Wikimedia– son de los autores. Pueden emplearse libremente indicando que son del blog felix.ares.fm

Contacto

 

¿Hay queso de cerdo?

La pregunta nos la hacemos por una carta que hemos visto en uno de los lugares que ya hemos comentado, aunque nos guardamos el nombre, pues no tiene demasiada importancia.

En su carta nos encontramos con esto:

Carta de uno de los lugares que nos gustan.
Carta de uno de los lugares que nos gustan.

Lo que nos llamó la atención fue que entre los “Embutidos de bellota” ponían el queso manchego.

Nos pusimos a dar vueltas, el queso embutido no es. De bellota tampoco, no hemos visto que con las bellotas se puedan hacer quesos, aunque si se hace de soja, ¡vaya usted a saber!…

Seguimos pensando, “de bellota”, en este contexto significa que es de cerdo alimentado con bellota. ¿Será posible que se refiera a queso hecho con leche de cerdo –mejor dicho, de cerda– en la Mancha. Nos pusimos a investigar y resulta que no hay queso de cerdo. Mejor dicho, sí que lo hay, pero es que algunos países de Sudamérica llaman “queso de cerdo” a un áspic hecho con la cabeza del cerdo o de la ternera. Pero queso –hecho de leche– de cerdo parece no existir.Seguimos indagando y descubrimos que hay muchos quesos de vaca, de oveja, de cabra, de búfala, de varios bueyes, y hasta de camella… Pero todos tienen una característica común: son rumiantes. El cerdo no es un rumiante, por lo tanto, no parece que se pueda hacer queso a partir de su leche.

Hemos seguido indagando y hemos descubierto que la razón estriba en la composición de la leche. La mayor parte de los mamíferos contienen en su leche grasas de cadena larga en mucha mayor abundancia que las de cadena corta. La excepción son los rumiantes, en los que las grasas de cadena corta son más abundantes que las de cadena larga; y parece ser que son esas grasas las que permiten que se haga el queso.

Gracias a Álvaro, por hacer que nos fijáramos en ese detalle de la carta.

Aquí tienen una imagen de queso de cerdo. Ya ven que no es queso.